Repetición

En mi anterior colaboración, escribía acerca de la venganza de La Volpe y daba el trasfondo de porque este personaje podría querer vengarse del América, sin embargo, también vino a mí un pensamiento muy interesante y es una sabia frase que aprendí hace tiempo: “El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”, en realidad basado en los resultados, podría decir que es una historia que ya conocemos.

Es cierto, cuando La Volpe llegó al América logró una racha de partidos sin perder importante, aún con las eliminaciones a manos del Guadalajara en la Copa, del Real Madrid en el Mundial de Clubes y hasta de la final perdida ante Tigres. Hasta ese momento, la unión del grupo sacaba adelante una tarea titánica, producto de una mala planeación de la directiva a ambos niveles (deportivo y operativo) por sobreconfiar en un tipo de medianita capacidad.

Sin embargo, la mano de La Volpe se empezó a notar desde los refuerzos, donde la presidencia operativa, en manos de José Romano no pudo traer a prácticamente ningún refuerzo y deshaciéndose de varios jugadores clave como Osvaldo Martínez o el propio Rubens Sambueza (aunque este pidió su salida).

Hoy, con 5 jornadas transcurridas y 2 partidos de Copa, el saldo es terriblemente negativo, con tres derrotas en Liga, 1 derrota en Copa y lo mas preocupante, 13 goles en contra. Cuando el equipo parecía tener una leve mejoría producto de dos victorias consecutivas en Liga, de nuevo se desvaneció esa idea de que el equipo tendría una mejora y por el contrario, acentuó una crisis que al parecer, no tiene fondo.

Las declaraciones del técnico pasan de increíbles a ridículas, ya que el jura (obvio, es su trabajo) que lo que ha sucedido es “mala suerte” o “mala puntería”, sin embargo, ante equipos como Tigres, Chiapas o Coras, el funcionamiento general del equipo ha sido terrible. Mucha de la culpa se le está cargando a Agustín Marchesin, ante el fantasma gigante de Moi Muñóz, que sigue pesando enormemente en Coapa, así como la impresión (al menos de un servidor) que el equipo quedó terriblemente diezmado. La mediacancha se ve débil, la delantera es improductiva y la defensa, que era la línea más estable del equipo, hoy se ve endeble y débil. Vaya, retomando las palabras de Ángel Reyna, tenemos un: Capitán de agua y una defensa de plástico. Curioso, porque esta declaración viene de un 1-3 contra el Guadalajara.

Al América se le vienen partidos vitales, ya que enfrenta de local a Puebla, escuadra que tradicionalmente, es un hueso duro de roer en el Azteca y Coras en la Copa, donde una derrota prácticamente lo eliminaría. Después visita el estadio Chivas para el Clásico de Clásicos, lo que en otro tiempo, dejó un 5-0 que está marcado en la historia americanista y que fue por un cuadro dirigido por La Volpe y cierra el mes de local ante el Cruz Azul, que aunque no ande, es un partido que ambas aficiones esperan todo el torneo.

Hoy en dia, la presión se vive al máximo en el América, al grado que despues de la derrota ante Chiapas, no hubo declaraciones y hay una suerte de silencio general, señal que las aguas dentro de Coapa no están del todo bien.

Reza otra frase: “Ya estamos en un hoyo, falta que toquemos fondo.” Lo cual me obliga a preguntarme ¿qué tan profundo será este hoyo? ¿tocaremos fondo?. El tiempo nos lo dirá.

Nos leemos en @guruclef