La venganza de Lavolpe

Regresemos a 1996, hace 21 años, debutaban los torneos cortos, y el América, después de un torneo soñado en la 94-95 donde Leo Beenhakker puso a soñar a una afición ávida de títulos, su posterior salida en circunstancias ya discutidas hasta el cansancio, los interinatos de Ferrara y Jozic, se decide traer a Ricardo Antonio Lavolpe, técnico que había establecido un estilo de juego específico que agradaba a la tribuna. Sin embargo, a pesar de contar con uno de los planteles más ricos en ese momento, con Osvaldo Sánchez, Villa, Cuauhtémoc, Lara, Biyik, Kalusha e incluso reforzando con Luis García, lo que pintaba como uno de los equipos a seguir, inició ante el que a la postre sería el campeón, Santos Laguna perdiendo 1-0 y después de ganarle 5-1 al Morelia, llegaba temprano el clásico de clásicos, el cual, después de una semana de dimes y diretes, una declaración de Luis García enmarcó todo, a pregunta de Paco Stanley dijo: “(Les ganaremos) caminando”. La historia ya la sabemos, Luis García se fue expulsado al minuto 15 del primer tiempo y desembocó en el recordado 5-0, Lavolpe perdería su trabajo una semana después al empatar con Puebla a 2, pero con la inmensa presión de la tribuna por el partido contra el Guadalajara.

Ricardo Antonio fue llamado por el América para tomar las riendas después del fiasco de Nacho Ambriz, y su tarea parecía sencilla, sólo debía empujar con un estilo diferente a los jugadores para aprovechar el inmenso potencial ofensivo que traía el América. Pero no fue así. El saldo del torneo pasado ya es conocido: ningún campeonato, eliminación dolorosa por el Guadalajara en la Copa, ridículo en el Mundial de Clubes y subcampeonato, ese fue el Centenario resumido.

Gran sorpresa fueron las bajas de Sambueza, Osvaldo y Moi, que sólo mostraban una cosa: el América se ponía a las órdenes de Lavolpe, le trajeron a un portero extranjero como pidió, le trajeron a un sólo elemento (cuestiones de la vicepresidencia operativa, encabezada por Pepe Romano y no por Ricardo Peláez como mucha de la afición reclama) y el resultado es evidente: Dos derrotas consecutivas en Liga MX, 6 goles en contra y un funcionamiento defensivo que no puede catalogarse por menos de extraño, incluso me llevó a tuitear el sábado que me parecía por momentos que le estaban tendiendo la cama los jugadores, sin embargo, otra teoría asaltó mi cabeza al terminar el juego: se está ejecutando la venganza de Lavolpe, por el “ridículo que pasó en el América” hoy el club está en una crisis muy profunda, de la mano de la que atraviesa Televisa, y si a eso le sumamos a un técnico que se vende como un productor de jugadores jóvenes y al contrario, trae multitud de extranjeros (cuestión de ver la alineación del sábado, con 9 extranjeros de inicio cortesía de Regla 10/8) veo venir una temporada muy complicada. Sinceramente, con la ruta de juego que noto, donde la salida tocando ya se la saben todos, y ya le juegan a la atracción para romper de manera hasta sencilla la trampa del fuera de lugar, sinceramente no se si Cecilio sea una solución, y en caso de concretarse lo que hoy ya vemos (América es último lugar) la venganza de R.A.Lavolpe se habrá consumado.

En verdad me agradaría estar equivocado, pero los hechos no me dejan pensar otra cosa.

El tiempo se encargara de darnos la razón o desmentirnos.