Mexicanos en el Extranjero : Mucho que ganar, Poco que perder

“El Real Madrid anuncia el fichaje de Javier Hernández procedente del Manchester United quien viene al club a préstamo por un año con opción a compra”

¿QUÉ? ¿CÓMO CHICHARITO AL REAL MADRID? ¡Va a ser suplente! ¡Debió buscar un equipo donde le aseguraran la titularidad! ¿Está loco o qué?

Todos dijeron eso o al menos lo pensaron.

Y si, Javier está en el club merengue para jugar como suplente de Benzema, pero lo que nadie se puso a pensar es que podría tener más oportunidades que en Inglaterra.

Aquí en México, existen dos tipos de aficionados: el que crucifica y el consentidor.

Lamentablemente del primero abundan y muchos, esos que se escudan en el llamado nacionalismo, esos mismos que satanizan la negatividad de Carlos Vela con la Selección. Del segundo sector también, esos aficionados que viven del pasado del jugador y que, ante la mínima critica, sacan datos y estadísticas.

No vivamos de su pasado como el segundo mejor goleador de Selección Mexicana, ni tampoco de sus 37 goles con el ManUnited. Dejen a las estadísticas en paz. La actualidad de Chicharito es el de ser suplente y un revulsivo que brinda resultados inmediatos. Eso es Javier Hernández y no, no es ser cangrejo.Ni seamos ni nacionalistas ni consentidores.

Seamos realistas: sí Javier está hoy al Real Madrid no es un mero golpe de suerte, ni tampoco es cuestiones de mercadotecnia siendo que ese mote ya lo tiene otro jugador del cuadro merengue. Javier llega para jugar y anotar goles porque esa es su chamba.

La mejor decisión que tuvo, junto a su representante, fue salir de un equipo que sólo tenía un torneo para competir y en el cual iba a tener nula actividad.

Si a mi me preguntaran si fue la mejor elección ir al Real Madrid mi respuesta es… No lo se. De lo que si estoy completamente segura es que va a jugar, no se sí diez o cinco o un minuto en el campo pero de que va a tocar el balón lo va a hacer y de que va a anotar goles decisivos va a pasar.

Y sí eso pasa los nacionalistas lo van a criticar al igual que sus consentidores lo van a respaldar con sus números en Selección y clubes. Lo que creo que no entienden ni entenderán ambos bandos es que Hernández es un jugador limitado en cuestiones de habilidad con la pelota.

No es un jugador de elite, es un centro delantero “chapado a la antigua” el cual espera la pelota para empujarla con la cara, con el muslo, con la nuca. Como sea pero hace goles cuando menos lo espera uno y en momentos clave. El problema con este jugador es la sobreexposición que ha tenido a lo largo de su carrera. Muchos lo vendían como el próximo Hugo Sánchez, inclusive lo llegaron a comparar con leyendas del club inglés. Debemos de entender tanto los aficionados como los medios que Javier esta escribiendo su propia historia.

Pregunto ¿Por qué antes no le cuestionábamos ni criticábamos tanto a nuestros jugadores? Lo que Hernández ha logrado no es un golpe de suerte ni tampoco una gracia divina. Lo que tiene en su vida es recompensa a su esfuerzo diario, a que no ha bajado los brazos en situaciones adversas, que entrena diario y hasta de más, que no hace caso a todas las críticas que se dicen de él en las redes sociales, que tiene algo que muchos no tienen en la vida: actitud positiva, humildad y agradecimiento.

Si la mitad de nosotros fuéramos la quinta parte de lo que es como persona Chicharito, tal vez tendríamos otro tipo de país y otro tipo de vida. Lamentablemente nos gusta ser espectadores y no protagonistas. Todo el éxito del mundo para Javier Hernández Balcazar, porque sé que bajo las órdenes de Ancelotti logrará cosas buenas y le servirá para entrar en ritmo de juego y porque no, ganarse un lugar en el once titular. Nada esta escrito, todo puede pasar.