Selección Mexicana : Y el elegido es…

Recuerdo cuando me invitaron a colaborar para FutblogTricolor.com exactamente hace un año y mi primer tema que me pidieron fue el ¿Quién debe ser el portero titular para la Selección Mexicana? Hoy volveré a tocar tan polémico tema.

Como bien sabemos, la pelea por el arco mexicano es de tres pero solo dos futbolistas llevan la delantera: José de Jesús Corona y Guillermo Ochoa. Ambos compiten directamente desde el pasado 13 de Junio que enfrentaron a Portugal donde el equipo tricolor perdió por la mínima en tiempo complementario.

Aunque la lucha por la titularidad no es de unos meses para acá, esta pelea viene desde hace 10 años cuando Chuy fue titular en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Memo era el sustituto. “Chuy” y “Memo” tienen dos cosas en común: debutaron un 15 de febrero con sólo un año de diferencia –Memo debutó en el año 2004 y Jesús en el 2003– y nacieron en Guadalajara.

¡Wow! Qué descubrimiento he hecho, Corona merece la titularidad por haber debutado antes, ya no lo pienses tanto Piojo.

(¿Ven qué ridículo se lee uno con datos verdaderamente absurdos?) Prosigo.  El arquero de la máquina luce como el favorito para ser el titular en la Copa del Mundo ya que ha sido el indiscutible en esa posición en los últimos partidos de carácter de

Eliminatoria y Amistosos. Entre las fortalezas de Corona, se encuentran la seguridad que tiene en salir a buscar el balón, el control en el área, liderazgo así como su capacidad de respuesta y reflejos en tiros a larga y corta distancia.

A pesar de que no ha conseguido un logro más significativo que la Copa y la CONCACAF Liga de Campeones, Chuy no ha bajado su nivel. A pesar de que uno de sus puntos en contra es la indisciplina, desde aquel incidente en un bar ha sabido crecer y madurar como persona. En el estilo de Herrera, Corona tendrá que trabajar la salida en corto con

balón controlado, tiros penales y sobretodo despegarse mucho más de la línea que es vital en el sistema de Miguel.

Mientras que Ochoa ha buscado recuperar la titularidad con la Selección Mexicana, después de que Javier Aguirre lo relegara a la banca tras una serie de errores que no lo convencieron para ponerlo de titular en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Gracias a sus grandes actuaciones con el Ajaccio de Francia, fue uno de los porteros que más veces ha atajado balones en estos tres años que resguardó la portería de los “Osos” ya que muchas veces fue el dolor de cabeza de jugadores de la talla de Thiago Silva, Ezequiel Lavezzi, Zlatan Ibrahimovic, entre otros.

Estos años que ha jugado en Francia, ha mejorado muchísimo en uno de sus mayores pecados: las salidas en los tiros de esquina. Su mayor fortaleza se basa en la habilidad que posee bajo los tres palos, para detener los disparos a corta y larga distancia, razos o esquinados además de sus grandes reflejos en jugadas complejas. El control y manejo de la dimensión de toda su área es su mayor debilidad ya que suele estar parado casi siempre en su línea de gol, además de su pésima técnica para jugar con los pies factores que no van con el estilo que busca Miguel Herrera.

El ex portero del Ajaccio ha conseguido dos Balones de Oro en México al ser el mejor portero de los torneos Apertura 2006 y Clausura 2007. Mientras que el del Cruz Azul fue ganador del Balón de Oro del Clausura 2012.

¡Piojo he cambiado de opinión! Memo merece ser titular indiscutible por haberle atajado balones a los anteriores. Ese argumento lo he leído en todas las redes sociales y cada que me toca leerlo no queda más que reírme, y no porque demerite lo que ha logrado Ochoa pero seamos honestos: el Ajaccio cuenta con una plantilla por demás limitada, su defensa estaba peor que la de Chivas, pero les salvó muchísimas veces de goleadas escandalosas y de un descenso pero hasta donde yo sé las porterías de todo el mundo miden lo mismo así como las canchas.

Si ese es su argumento para darle la titularidad, entonces también la merece Javier Hernández por ser el primer mexicano en jugar con el ManUnited o Javier Aquino por ascender con el Villareal a Primera División y enfrentar cada ocho días a jugadores como Cristiano Ronaldo o Leonel Messi, o Andrés Guardado por ser el único mexicano por fichar por el Leverkusen y enfrentarse al Bayern de Guardiola. ¿Verdad que se lee un poquitito absurdo? Entonces seamos un poquito más objetivos y menos fanáticos.

Después de haber probado a los tres guardametas en estos duelos amistosos, el “Piojo” ha destacado las cualidades de cada uno al señalar que tiene arqueros de gran talla: Memo es un gran atajador, Chuy juega mejor con los pies y Talavera tiene muy buena salida. La decisión solo se dará a conocer el día de hoy en el entrenamiento del equipo, sólo ellos lo sabrán. Nadie más. Y el que elija estará en todo el camino que el TRI recorra por la justa mundialista.

En cuestión de caracteres, Memo refleja carisma, una personalidad amistosa y extrovertida la cual encajaría en cualquier equipo. Muestra un gran desenvolvimiento y seguridad cuando lo entrevistan. Dice las palabras exactas y no cae en explicaciones largas, tediosas y por demás repetitivas.

Por otro lado, Chuy es un poco más serio y calmado al grado de no reflejar emoción alguna. Mantiene un estilo tradicional desde hace ya varios años y la ventaja más significativa que transmite es esfuerzo, trabajo constante y superación. No es un jugador mediático y parece que no le importa mucho si es elegido por la prensa para ser entrevistado pero cuando tiene que dar alguna declaración demuestra seriedad, concentración y síntesis. No se engancha tan fácil en las preguntas tendenciosas.

La balanza al parecer se inclina para José de Jesús Corona sobre Guillermo Ochoa por su técnica, liderazgo, presencia, juego de área y su repertorio de habilidades para adelantarse a las jugadas. Pero eso solo el Piojo lo sabe. Sea quien sea el titular bajo los tres palos, es la posición en la que menos debería preocuparse Miguel Herrera, ya que hay otras áreas en las que si debe poner atención como quién irá en el ataque, en el
mediocampo, en la contención o en la defensa.

Dejemos a un lado fanatismos que rayan en lo absurdo y mejor apoyemos al equipo tricolor en esta aventura carioca, no a un solo jugador.