Selección Mexicana: La culpa no es de Sambueza

Twitter| @ArtGonB

El tema de los naturalizados ha vuelto a ser tema de discordia por la posibilidad de que Rubens Sambueza pueda formar parte del combinado nacional que enfrente en el repechaje a Nueva Zelanda.

Antes que nada, quisiera rescatar una frase genial de Roberto Gómez Junco:

“”Hay (futbolistas) extranjeros que se sienten más mexicanos conforme se acerca la Copa del Mundo.”

Cuando la mayoría de aficionados y prensa habían aceptado medianamente la idea de ver a Giménez, Lobos y Álvarez defendiendo la camiseta tricolor en Brasil 2014, ahora resulta que vuelve la indignación por el caso Sambueza.

¿Dónde quedó la congruencia?

Sambueza en su paso por el futbol mexicano ha sido un jugador de mediana calidad. Dando su nivel más alto con América desde hace más de medio año. Podría considerarlo uno de los tres mejores extranjeros de la Liga MX en la actualidad, pero tampoco creo que sea material de Selección.

Es un jugador muy predecible, pues si no utiliza el perfil zurdo no existe. Aún así ha logrado hacer maravillas en el último año y medio. Su promedio de tarjetas amarillas por temporada es escandaloso. No es un jugador disciplinado y tampoco tiene carácter de líder.

¿Entonces por qué llamarlo?

La respuesta tiene una explicación lógica. Miguel Herrera es el DT y debe llamar a los mejores jugadores disponibles que él crea que puedan rendir en su sistema. Ahora, si nos estamos jugando algo tan importante como el pase al mundial y Rubens puede estar disponible, es lógico que tenga que llamarlo si la base que jugará contra Nueva Zelanda es el América.

No le den vueltas al asunto. Sambueza puede sentir cariño por México, pero no se siente mexicano y jamás lo será por más papeles que digan lo contrario.

El sueño de todo jugador es llegar a disputar un mundial, ¿Acaso ustedes no harían todo por alcanzar sus sueños?

La culpa no es de Sambueza, sino de todos aquellos jugadores y directivos que con el paso de los años no supieron respetar y fortalecer el amor por la camiseta tricolor.

 

 

Foto| mediotiempo