Selección Mexicana: Yo, como Pérez Teuffer…

Hoy escribo con una profunda tristeza, sé que muchos dirán que y han pasado varios días, sin embargo, como aficionado al futbol desde hace tantos años, me duele mucho ver que a una selección mexicana le pasen por encima tan feo y tantas veces seguidas.

Recuerdo hace unos años, cuando un pintoresco personaje: Javier Perez Teuffer, era presidente del América, y que dio una de las satisfacciones más grande al americanismo con el título del 2002, después de 13 años de no obtener uno. Sin embargo, tuvo momentos negros y de ahí se acuñó una frase que al día de hoy no olvido después de una derrota ante el León: “Manuel me pidió que estuviera tranquilo, que la sanción no fuera hoy, pero repito, yo por mí los corría a todos, yo por mí los sacaba a patadas”.

Esto viene a colación debido al pésimo juego dado por la Selección contra USA que nos tiene al borde de la eliminación del mundial y que ha terminado completamente con el Chepo y su grupo de trabajo, la pregunta es ¿y Justino?¿e Iñárritu? Ellos tomaron la decisión de continuar un proceso que a todas luces estaba más muerto que nada, y que simplemente es inexplicable como pueden seguir diciendo que “es que me equivoqué”.

Por ello, me dirijo a ti lector, si trabajas ¿acaso cuando te equivocas y es un error que sabes que costará millones de dólares, tus jefes te aceptarán un “me equivoqué”? No se contigo, pero en mi labor profesional si yo cometo un error de esos, lo mínimo que puedo pensar es en renunciar por vergüenza, por no poder poner la cara ante mis compañeros, que evidentemente defraudaría, no se diga ante la gente que confió en mi para llevar a cabo esa responsabilidad.

Por ello pregunto… ¿y los demás? Reza un dicho popular: “Tan peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata” y en este caso, me parece increíble que Compeán siga pensándose intocable, con un daño claro y con la falla del que para cualquier presidente de la Federación, debe ser el número uno: calificar al Mundial en turno. Pero eso ya quedará en las conciencias de los dueños, que compraron todo el humo vendido por este personaje, y sufrirán las cuantiosas pérdidas por confiar en alguien que no merecía esa confianza.

¿Se podrá salvar el barco? Lo veo complicado pero no imposible, y más en las manos de Víctor Manuel Vucetich, será muy interesante ver su primera lista.

Ya veremos…

Nos leemos en @guruclef

 

Foto| Mediotiempo