Selección Mexicana: Un número cabalístico

Al parecer el número dos lo ha perseguido desde su nacimiento: Tiene dos nombres, ha jugado dos veces para dos equipos mexicanos, ha durado como entrenador dos años en los clubes que ha dirigido. ¿De quién hablo? De José Manuel de la Torre quien está a punto de cumplir dos años y medio frente al TRI siendo éstos el mismo tiempo que duró frente al banquillo en su último club.

Un hombre intenso en su forma de trabajar con sus equipos, exigente hasta la médula y con una personalidad seria ante los medios de comunicación, Chepo no ha conocido lo que es la permanencia frente a un combinado, mucho menos ha logrado convencer a la afición a pesar de los resultados positivos.

Cuando era jugador, nunca pudo sembrar raíces en un solo equipo. En los quince años que jugó a nivel profesional, militó en seis clubes en ocho etapas distintas: en promedio estuvo menos de dos años en cada equipo.

La única ocasión donde estuvo más de dos años y medio fue con el Guadalajara donde debutó y sólo estuvo ahí desde la campaña 1984-85 a la 1986-87.

Posteriormente jugó un año con el Real de Oviedo en España, regresó a México y estuvo dos años con el Puebla, el mismo lapso con el Cruz Azul, posteriormente regresó a Chivas un par de años, se fue un año con Tigres para luego jugar seis meses con los Camoteros y finalmente dos años con el Necaxa, siendo éste último su club de retiro en 1999.

La primera vez que fue cesado como entrenador, fue cuando estuvo en Chivas. Frente a Chivas solo dirigió dos torneos completos encontrando éxito rápido en su primera experiencia como timonel. A mitad del torneo Clausura 2006 sustituyó a Hans Westerhof siendo campeón la siguiente campaña. Sin embargo en la Jornada 9 del Apertura 2007 su estancia llegó a su fin tras combinar un par de derrotas en Liga y Copa Sudamericana pero lo principal de su cese fue el no haber ofrecido un buen espectáculo al aficionado.

Jorge Vergara justificó su decisión con el argumento de que el equipo se había convertido en defensivo y no ofensivo como querían: solo jugaban a no perder y no a ganar. Juan José Frangie, Director General de Chivas en ese entonces, mencionó que el esquema que manejaba Chepo no atraía a mucha gente a pesar del balance de puntos en la tabla el cual no era malo.

Cuando llegó a Toluca a dirigir, fue campeón en su primera campaña en el Apertura 2008 y también obtuvo el título del Bicentenario 2010. Dos años y medio después de haber llegado a la institución, no clasificó al equipo a la Liguilla. Al final del Apertura 2010 se fue ya que fue elegido como DT Nacional.

Ahora en Selección Nacional, ha sido cuestionado como nunca antes. Este 9 de agosto cumplirá dos años y medio con el equipo verde con el cual debutó el 9 de febrero del 2011. Chepo actualmente atraviesa por una severa crisis de resultados con el tricolor, la credibilidad se ha puesto en duda y la opinión pública exige su renuncia.

La continuidad es la clave.

Tanto futbolistas como entrenadores de clubes mexicanos y ex-entrenadores de la Selección han salido en su apoyo. Uno de los jugadores en cuestión es Oswaldo Sánchez, cancerbero y capitán de Santos Laguna y ex seleccionado nacional, pide que tenga paciencia la afición con el actual cuerpo técnico de la Selección Nacional a pesar de la histórica y dolorosa derrota ante Panamá en su debut en Copa Oro.

Exige que se respete su ciclo mundialista ya que considera que Chepo cuenta con la calidad de jugadores suficiente para poder salir del bache en el que se encuentra el equipo.

Otro que ha dado su voto de confianza es Javier Aguirre, actual entrenador del Espanyol de Barcelona y que fue DT de Selección en dos ocasiones (2001-2002 y 2009-2010) quien considera que destituir a Chepo no sería lo ideal, por lo cual apoya la continuidad del técnico nacional de cuatro años y cree que destituirlo sería un error ya que en Septiembre y Octubre son juegos de Eliminatoria para el Mundial de Brasil.

Aguirre se ha negado a juzgar el actual proceso de De La Torre ya que no conoce a profundidad los problemas que aquejan al combinado nacional, es difícil ver desde afuera lo que realmente sucede al interior del tricolor. Confía en que esta selección buscará la manera idónea de salir avante de sus problemas actuales.

Manuel Lapuente, quien también ha dirigido al TRI en el Mundial 1998 y actualmente dirige al equipo de Puebla, es otro de los que apoyan la continuidad de José Manuel y, al igual que él, da más importancia a la clasificación de la Copa del Mundo que a la Copa Oro. Aunque asegura que no debe recaer toda la responsabilidad en el estratega nacional, se pide analizar el poco aporte que han realizado algunos jugadores al equipo.

Chepo no es el que juega, él solo observa a estos jugadores. Tal vez no debió de haber llevado a una Selección B a un torneo como lo es Copa Oro que, seamos sinceros, es un torneo de bajísimo nivel del cual si están obligados a ganar, aunque a Chepo no le guste esa palabra y la cambie cada conferencia de prensa por “Compromiso”. Tal vez debió de llevar a la Selección que fue a Copa Confederaciones pero posiblemente hubiera ocurrido el mismo desastre que ocurrió en Brasil.

Lo que sí es una realidad, es que Chepo de esta Selección “B” sacará mínimo a tres jugadores y máximo a cuatro: el tercer portero quién peleará la titularidad al lado de Jesús Corona y Guillermo Ochoa, encontrará a su creativo y tal vez a un defensa.

Debemos de tener paciencia, los resultados se irán dando poco a poco. El triunfo ante Canadá el pasado jueves, les dará confianza a estos jugadores quienes saldrán a ganar este domingo ante Martinica para obtener así el pase a cuartos de final de Copa Oro y posiblemente se cuelen a la final.

Nada está escrito en el fútbol, todo puede suceder.