Selección Mexicana: Ellos son mexicanos

Después de los malos resultados que se han dado en este año donde al parecer todo lo edificado en los dos años anteriores se ha ido por un tubo, siempre la crítica destructiva será mas que la constructiva y siempre se buscará un culpable a pesar de que ésto es un deporte en conjunto por lo que si falla uno, fallan todos.

Hace un par de años se desató la polémica cuando a Emmanuel Ludueña se le dio la carta de naturalización y se pensaba que lo llamarían al tricolor pues, a según el criterio del público no había un sólo jugador que tuviera esa calidad y podía originar en nuestra selección grandes réditos el hecho de llamarlo y ponero a jugar.

Ahora hay dos excelentes jugadores que están a nada de recibir su naturalización, Lucas Lobos y Christian Gimenez y es entonces cuando se les empieza a cuestionar sobre un posible llamado a nuestra tan devaluada selección y en donde se les ve como salvadores y como futuros líderes, de esos que hoy día no hay en el combinado nacional.

Pero la mentalidad del mexicano, la manera en como hemos sido educados no nos permite ver un poco mas alla de los intereses propios. Somos un país que se escandaliza con muy poco y que busca a como de lugar un culpable para hacerlo trizas en cuanto éste se deje. Todo esto no estuviera sucediendo si hablaramos de cualquier país europeo.

Los jugadores que están actualmente en el combinado nacional que participará en la Copa Oro tienen versiones encontradas. Luis Montes declaró que no, que al Selección Mexicana solo es para los mexicanos y que no se debe de permitir la entrada a los extranjeros. Javier Orozco se le unió y estuvo de acuerdo con el mediocampista que milita en el León.

Vaya mentalidad la de este par de jugadores que al sentirse amenazados por un “extranjero” lo primero que salen a decir es que ellos no estan de acuerdo y que nunca apoyarán tal suceso en caso de darse.

Para empezar ya no son extranjeros, los naturalizados adquieren tanto derechos como obligaciones y tienen todo el derecho de poder aspirar a vestir la camiseta nacional pues para eso son ya mexicanos. Después de lo anterior me resulta muy complicado pensar en el porque en vez de sentir amenzado su puesto, ésta clase de noticias no los motiva a seguir mejorando, porque no pensar en “no voy a dejar que los llamen porque yo soy mejor que ellos y lo voy a demostrar”.

Es preocupante este tipo de mentalidad que es la que no deja que nuestro fútbol creza y se desarrolle de manera exponencial.

Marco Fabián por otro lado, al igual que Rafael Marquez Lugo declararon que ellos a pesar de no estar de acuerdo les abririán la puerta a un posible llamado de naturalizados, y que pues no tienen mucha voz ni voto pues al final serán los dirigentes los que permitan o no la entrada a los naturalizados.

Es tiempo de cambiar, no pensemos que Jimenez o Lobos son la salvación y que ellos nos llevarán de la mano para por fin clasificar al mundial y ya estando ahí llevarnos hasta la final de la copa mundial. El fútbol como tal es un deporte de conjunto y donde fracasa uno, fracasa todo el equipo.

Si ellos son llamados o no, la presión será al doble o al triple que a los demás pues todas las miradas estarán sobre de ellos. Eso deben de estar conscientes, pero insisto, no los veamos como aquellos personajes que sacarán al TRI de la terrible depresión en la que está sumergido.

Los llamados naturalizados, tienen todo el derecho de pelear por un lugar en la Selección Nacional, ellos también son mexicanos y si pueden contribuir a que México haga una buena eliminatoria y después pensar en un buen mundial no deberíamos de juzgarlos de mas, porque como lo dije anteriormente, ellos son mexicanos por Ley aunque no sea por nacimiento.

Foto | centraldeportiva.com.mx