Selección Mexicana: Control y eficacia, claves contra El Salvador

Se viene el segundo juego para México en la eliminatoria mundialista y esta vez toca visitar una plaza complicada. Digo lo anterior porqué generalmente un partido en el Cuscatlán es en demasía hostil, más que nada por el apoyo y la presión total de la tribuna.

Expresé en un post pasado que las etiquetas de ‘difícil’ o ‘pesado’ deben desaparecer del vocabulario Tricolor. Es tiempo de vencer a aquellas maldiciones que atacan cuando se juega en otro sitio que no sea el Azteca o donde se cuente con el apoyo de la gente. Para jugar contra El Salvador, México deberá pisar el césped de dicho estadio concentrado en dar lo mejor, ignorar el ambiente y no cometer un error.

¿A qué apostar? Línea por línea el conjunto mexicano está equilibrado. Defensivamente tenemos con que parar en seco el ataque salvadoreño, pues con todo respeto y la verdad sea dicha ante todo, no traen casi nada —empezando con su delantero Nelson Bonilla de 42 años— y con la zaga que traemos, léase Moreno y Rodríguez, veo difícil que logren generar peligro alguno; si algo extraordinario llegase a pasar bajo los tres palos estaría, ya sea Ochoa o el siempre seguro Corona. Pero el factor de la localía en los del jersey azul y su garra y entrega por querer ganarle a México pueden favorecerles en algo.

La media cancha es sólida y segura. Con contenciones como Salcido y Meza basta, con volantes como Guardado —que por izquierda nadie lo quita— y calvez Lugo, Reyna o Barrera por derecha tenemos para desbordar y centrar a gente en el ataque de la talla del ‘Chicharo’ y Dos Santos.

Ahora, sí, hay equipo, ¿el problema? El inmueble donde se desarrollará el partido. El Tricolor debe ser todo oídos sordos y todo perfección. Control: control del balón los 90 minutos, circular, tocar, mover, distribuir, toco y me muevo; trillado pero efectivo. Eficacia: de 10 oportunidades generadas rematar el balón de mínimo a las manos del arquero 2 veces y anotar en las otras 8; en otras palabras, ‘no perdonar’ en absoluto. Tal vez exagero, pero entre mejor se aprovechen las oportunidades mejor será el marcador para nosotros y entre más rápido se encuentren los goles El Salvador tardará en recuperarse.

El equipo centroamericano estará arropado por su gente y pese a no contar con un estilo futbolístico definido y bien planteado la inspiración sobrará alimentada por los gritos de aliento. México deberá ser inteligente y cuidarse de los golpes, a la vez que tendrá que ser precavido, para evitar tarjetas innecesarias y provocativo para general faltas a favor.

Para nada el Tri debe defender, desde el silbatazo inicial buscar la portería de Villalobos y finiquitar con dos, tres estocadas rápidas que sorprendan a todo El Salvador. Es momento, como dije palabras atrás, de mostrar la evolución de nuestro fútbol, del trabajo que se ha venido realizando y conociendo al ‘Chepo’, lo más seguro es que salte a la cancha del Cuscatlán un Tricolor totalmente ofensivo y volcado a sacar el resultado favorable.

A romperla muchachos, ¡si se puede!

¡VAMOS MÉXICO!

Foto | u.goal.com

Comentarios

  1. alberto dice:

    los mexicanos son potencia  a nivel del concacaf, a pesar de ello , pregunto ¿cuando han llegado siquiera a una semifinal o una final en un mundial,con selección  mayor, NUNCA, entonces a donde esta esa gran infraestructura, jugadores que dicen son de mejor nivel, son una basura, que cuando vienen al cuscatlan tiemblan, las potencias ya se sabe quienes son argent. brasil, España