Diarios de un periodista: Matthäus en México

Sábado 12 de Noviembre de 2011.

Que buenos recuerdos cuando escucho el nombre de Lothar Matthäus. Uno de los últimos contenciones con una clase y estilo inigualables. Aquellos choques del Bayern Munich contra Real Madrid y Manchester United se volvieron parte de mi hermosa videoteca.

Mientras desayunaba una manzana, me puse a leer el periódico y lo recordé todo… ¡Mathäus estaba en México!

Inmediatamente busqué las llaves de mi carro último modelo (un Bocho del 75) y me dirigí a las oficinas del diario en busca de mi grabadora y la libreta de la suerte. Casi al mismo tiempo en que llegué a la entrada vi pasar el auto de mi jefe, luego me paralice por un momento, él bajó su ventana y preguntó:

  • ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar entrevistando a Lothar Matthäus?

Puse cara de sorpresa e indignación…

  • ¿No lo sabe? Cambiaron la hora de entrevistas para dentro de un rato. Entonces vine por mi lápiz del número cinco y la banda ancha para llevar la mejor cobertura minuto a minuto.

Obviamente no me creyó nada, subió la ventana del auto y se fue sin decir una sola palabra. Me había salvado de momento, pero el tiempo seguía su curso y tal vez no llegaría a cubrir esa importante nota.

¿Qué podría decir Lothar Matthäus a parte de alabar el gran Salón de la Fama en Pachuca? ¿Le preguntarían acaso sobre Hugo Sánchez o Javier Hernández?

¡Dios! Yo no quería perderme esa pregunta, pues seguramente algún periodista retrasado de sus facultades mentales se atrevería a cuestionar algo que relacionara a Chicharito con Hugo Sánchez. Más adelante mi premonición se haría realidad.

Cuando llegué al lobby del hotel, Lothar otorgaba su última entrevista del día a un diario muy reconocido en el país. Me paré a un lado mientras el histórico jugador veía extraño que me acercara a media entrevista. Saqué la grabadora y comencé a tomar apuntes de sus palabras cuando de pronto el reportero continuó con la pregunta de porquería.

Se me salió una pequeña carcajada en el momento y Lothar se contagió de esa risa que entre líneas trataba de gritar a los cuatro vientos:

-¡No seas idiota! Como te atreves a Comparar a Hugo Sánchez con el Chicharito. Como es posible que los periodistas hagan siempre la misma pregunta si ya saben cuál es la respuesta”-

Pero obvio que Matthäus no contestaría de esa manera y se limitó a decir que por uno o dos años jugando en Europa NO se puede considerar a un jugador superestrella. ¡Cuánta razón tiene!

Nuestro pasado tormentoso nos obliga a buscar un ídolo a como dé lugar. Lo fue Cuauhtémoc en su momento, y tal parece que Chicharito podría serlo en un futuro. Sin embargo, estamos tan acostumbrados a inflar los pequeños logros y a demeritar los grandes.

Al final de cuentas pude estrechar la mano de Matthäus y regresé al trabajo muy contento. Casi tan feliz como mi primer día en la sala de prensa dentro de un estadio de futbol.

Ya por la noche me quede pensando en que sería de nuestro futbol si los aficionados mexicanos tuvieran mayor capacidad de análisis…

 

*La historia proviene de la imaginación del autor. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. La nota de las declaraciones de Lothar Matthäus en México pueden encontrarlas en Diario Récord.