Copa del Mundo 2018: La Rusia Moderna

Después de una semana dedicada a la designación de Rusia como organizador del la copa del mundo 2018, en la que se tocaron tanto los aspectos positivos como los negativos en diferentes publicaciones, es momento de comentar que tan preparada es la Rusia de la actualidad para organizar una justa deportiva de la importancia de un mundial.

Partiendo por lo básico, Rusia tuvo una fama de mitad del siglo pasado hasta casi al final de ser un país bélico, creador de un bloque comunista totalmente opuesto a las políticas estadounidenses.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), régimen al que pertenecía Rusia antes, fue protagonista en varios eventos de trascendencia mundial como la Guerra Fría, la crisis de los Misiles y la guerra de  Vietnam.

El escudo de la URSSDespués de la desintegración de la URSS en 1991, cambiaría el panorama general de Rusia. Lejos de presentar una mejoría inmediate como era de esperarse todo se desmoronó economica y políticamentem siendo en los finales de los noventas cuando se tocó fondo.

Sería hasta la época reciente, de la mano de Vladimir Putín en la que empezaría una era de prosperidad económica para Rusia.

En la actualidad, Rusia es un país que cuenta con más de 140 millones de habitantes donde el nivel pobreza (no confundir con pobreza extrema) alcanza el 15% y la fuerza laboral alcanza el 50%. Indicadores bastante sólidos, reafirmando el porque Rusia pertenece al G-8, grupo de los países con las economías más fuertes del mundo.

Rusia tiene una capacidad para recibir el turismo generado por un mundial en temas de infraestructura: cuenta con 1213 aeropuertos, 940 mil kilómetros de carreteras pavimentadas y casi 90 mil kilómetros de vías ferroviarias construidas al iniciar el año 2010. Esto, a 8 años de organizar la copa del mundo, donde por motivos obvios se reciben presupuestos externos para la construcción y la ampliación de las vías modernas.

Estadio del LokomotivEn cuestión de organización de eventos importantes, Rusia ya organizó unos Juegos Olímpicos en 1980 con Moscú como sede, aunque particularmente esos juegos olímpicos fueron boicoteados porque en medio de la Guerra Fría, no asistieron países que eran considerados “enemigos” del régimen comunista de la URSS.

En el 2014, Sochi será la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno que será el evento deportivo de mayor relevancia antes del mundial del 2018.

Es así como Rusia se prepara para organizar el mundial de futbol del 2018 en el que por primera vez llega a Europa del Este, en el que parece que en cuestión de organización e inversión no quedará a deber para nada, tal vez en afición y espectáculo, pero eso es otro tema.